Popular Post

Posted by : Fernando Marcos sábado, 5 de abril de 2014




1. La Isla, Querétaro

Se trata de un campamento ecoturístico fuera de serie. Además de ser elegante, cómodo y bien montado, tiene una ubicación única: en una isla de la presa Zimapán. Esta presa, que está situada entre los estados de Querétaro e Hidalgo, es uno de los mayores, más imponentes y menos visitados cuerpos de agua del centro del país.

¿Qué hacer?

Uno pude simplemente llegar, relajarse y gozar con la propia isla: tomar el sol, nadar en la alberca, ver los paisajes, tirarse en una hamaca y leer. La presa es uno de los destinos más codiciados por los amantes de la pesca deportiva. Hay lanchas de alquiler para capturar lobina, mojarra y carpa. También hay recorridos en lancha para ver las cascadas y manantiales cercanos o la gigantesca cortina de la presa. Aparte, en el camino, hay mil cosas que ver en San Juan del Río, Tequisquiapan, Ezequiel Montes y Cadereyta.

¿Cómo llegar?

Partiendo desde la Ciudad de México debes salir por la autopista México-Querétaro y en San Juan del Río tomar la carretera federal núm. 120 con rumbo a la Sierra Gorda. 50 km después, pasando Cadereyta, toma a la derecha el ramal a El Palmar y sigue los señalamientos a Tzibanzá. Este camino te llevará al restaurante hostal El Anzuelo, donde podrás embarcarte a La Isla. 

2. Hostal de la Luz, Morelos

Este hotel spa se autodefine como “un oasis de paz” y ciertamente lo es. Su elegancia, su peculiar y refinada arquitectura, así como sus sofisticados tratamientos de salud son elementos que colaboran para lograrlo. Pero también y sobre todo se lo debe a su magnífica ubicación frente a los riscos de la bellísima sierra de Tepoztlán y muy cerca del pueblo de Amatlán.

¿Qué hacer?

En pocas palabras, relajarse y dejarse apapachar. Hay que saborear sin prisas el lugar, sus texturas, su atmósfera y sus panoramas. En el spa hay infinidad de opciones de tratamientos corporales y faciales que incluyen exfoliaciones, reflexología, terapias energéticas, shiatsu y masajes de piedras calientes, entre otros. También se ofrecen actividades como temazcal, yoga, meditación, chi kung, etcétera. Y por supuesto uno tiene al alcance de la mano todos los colores y luces del Pueblo Mágico de Tepoztlán.

¿Cómo llegar?

Sal por la autopista a México-Cuernavaca y después de "la Pera", toma la salida a Tepoztlán. El Hostal de la Luz está en el Km 4 de la carretera Tepoztlán-Amatlán. En total son 100 km desde el DF.

3. Ixtlán de Juárez, Oaxaca

La Sierra Norte de Oaxaca es uno de los espacios con mayor biodiversidad en México y el mundo. Cuenta con 6,000 especies vegetales, 400 de aves y 350 de mariposas, por lo que es verdaderamente fácil tener un encuentro cercano y sorprendente con la naturaleza. 

En los últimos años, en la Sierra se han multiplicado los proyectos ecoturísticos, que, como el de Ixtlán, dan a conocer las bellezas del lugar, al mismo tiempo que generan empleos y preservan los bosques.

¿Qué hacer?

Prueba por lo menos uno de los recorridos (a pie, a caballo o en bicicleta) por los bosques cercanos. Los hay de todo tipo y para todos los gustos. Puedes subir a los grandes cerros con vista al Zempoaltépetl, la cuenca del alto Papaloapan y el Pico de Orizaba (visible en días claros). Otro se interna por los bosques nubosos, alguno lleva a una granja truchícola, y otro más va a una cascada.

Junto a las cabañas de Shiaa Rua Via, hallarás una tirolesa, un área recreativa infantil, puentes colgantes, torres de observación y numerosos miradores. 

4. Pantzingo, Michoacán

Es un centro ecoturístico muy acogedor y bien montado en medio de tupidos bosques, ubicados entre el Pico de Tancítaro y el Volcán Paricutín, al oeste de Uruapan. El lugar lo maneja la comunidad de Nuevo San Juan Parangaricutiro como parte de sus proyectos de reforestación y explotación forestal sustentable en la zona.

¿Qué hacer?

Prueba una tirolesa de 430 m, disfruta la diferentes áreas para acampar, muros para rappelear, la pista de comando, un área super divertida de gotcha, un delicioso restaurante y un hermoso venadario.

La recomendación es excursionar por la zona y así disfrutar el hermoso bosque. La comunidad ofrece recorridos al volcán Paricutín para admirar desde su cima los paisajes circundantes de la Meseta Purépecha. 

¿Cómo llegar?

Llega a Uruapan y ahí toma la carretera núm. 14 rumbo a Nuevo San Juan Parangaricutiro. Desde este poblado toma un camino de terracería de 18 km (en muy buenas condiciones) rumbo al noroeste que conduce a Pantzingo.

5. Xico, Veracruz

Sin duda alguna, por sus múltiples encantos Xico está a la altura del vecino Pueblo Mágico de Coatepec, aunque es menos conocido. Sus iglesias, las panorámicas del Cofre de Perote y el Pico de Orizaba, sus bosques y cascadas, su espléndida comida y sus recurrentes fiestas, lo hacen uno de los pueblos más llamativos del país entero.

¿Qué hacer?

Caminar por el pueblo y descubrir sus pequeños museos, plazas y rincones, saborear alguno de los maravillosos platillos locales: mole (especialmente famoso), el xonequi (un guiso de frijoles aderezado con una hierba aromática y orejitas de masa), longaniza, chileatole, entre otros. Y también hay que probar los licores de frutas o hierbas, así como el extraordinario pan hecho en hornos de leña.

Si te gustan las cascadas, alrededor de Xico encontrarás decenas. Una de las más bonitas es la de Texolo, pero prácticamente cualquier camino lleva a una o más de ellas. Sobra decir que el rumbo es idóneo para la práctica del cañonismo, la escalada en roca y el rappel.

¿Cómo llegar?

Partiendo desde Xalapa, toma hacia el sur por la carretera estatal a Coatepec y de ahí continúa hacia el sur por la salida a Teocelo.

6. Conventos de la Mixteca, Oaxaca

Es una espléndida ruta a la medida de un fin de semana. Los antiguos templos y ex conventos dominicos dispersos en las duras tierras de la Mixteca forman uno de los conjuntos de arte y arquitectura religiosa del siglo 16 más notables de México y el continente americano.

¿Qué hacer?

Tres son los conventos “clásicos” de la Mixteca que hay que visitar y admirar detenidamente: el de Santo Domingo Yanhuitlán, con sus decorados renacentistas; el de San Pedro y San Pablo Teposcolula, y el de San Juan Bautista Coixtlahuaca, provisto de mil detalles sorprendentes de varios estilos. 

¿Cómo llegar?

Llega primero a Asunción Nochixtlán en Oaxaca. En seguida, toma la carretera libre a Huajuapan de León (federal núm. 190), 15 km después está Yanhuitlán; 14 km después, toma el ramal (de 13 km) a Teposcolula; 12 km después, el ramal (de 21 km) a Coixtlahuaca; 10 km después, Tamazulapan, y 40 km después, Huajuapan. 

7. Palizada, Campeche

Es un encantador pueblito campechano. Su arquitectura tropical con techos de dos aguas cubiertos de teja francesa, su brillante colorido y sus exhuberantes alrededores, lo convierten en uno de los más bellos poblados de la región del Golfo de México.

¿Qué hacer?

Puedes recorrer tranquilamente el pueblo y disfrutar de su bonita arquitectura y sus curiosos monumentos, que incluyen también una rara copia de la Estatua de la Libertad de Nueva York. 

Otra cosa que vale mucho la pena, es la excursión a Cocodrilos de Palizada, una granja de cocodrilos al norte del poblado, donde de paso suelen dejarse ver también los saraguatos (unos monos aulladores). 

Por otro lado, el paseo en lancha por el río es uno de los mejores paseos del país en lo que a avistamiento de aves se refiere.

¿Cómo llegar?

Partiendo de Villahermosa, sal por la carretera a Campeche (federal núm. 186) y a los 34 km toma la desviación a Ciudad Pemex. Después de esta ciudad, sigue las carreteras estatales a El Chinal, Jonuta y Mariche. Aquí da vuelta a la izquierda (al norte), 19 km después está Palizada.

8. Comitán, Chiapas

Es una ciudad agradable, colorida y con muchas cosas que conocer y disfrutar. No sólo es poseedora de una espléndida gastronomía y monumentos notables, sino que está rodeada además por ruinas mayas y rincones naturales excepcionalmente hermosos.

¿Qué hacer?

Disfruta de una caminata por el centro histórico de la ciudad. En su plaza central hay que ver la Iglesia de Santo Domingo y más allá de ella no hay que perderse la Casa Museo Belisario Domínguez, que está intacta.

A menos de una hora de camino del centro de Comitán, encontrarás las majestuosas cascadas de El Chiflón, la rara ciudad maya de Tenam Puente, las espectaculares ruinas de Chinkultic, junto a un cenote, y las bellísimas Lagunas de Montebello. Esto no es sólo para un fin de semana, es para más, mucho más.

¿Cómo llegar?

Partiendo desde Tuxtla Gutierrez, hay dos vías clásicas para llegar a Comitán. Por la autopista a San Cristóbal de las Casas y la carretera federal núm. 190 que son 156 km en total, y por las vías estatales de la Angostura (Venustiano Carranza) que son 140 km en total.


Horario: 9 a 10 am
Estación: 1670am 
Facebook: Ecotur1670am
Twitter: "@ecotur_am"

- Copyright © Eco-News - Travel - Powered by Blogger - Designed by Fernando Marcos -